“Hola, soy Minela Vargas, y lo que hace que me pare de la
cama motivada todos los días es saber que hay muchas
mujeres desesperadas, infelices con su cuerpo, pasándola
mal, cuando yo sé que hay una forma de verte como
siempre has deseado sin tanto esfuerzo”.

Mi Pasión

Mi pasión y motor impulsor es guiar a mujeres, como tú, a encontrar y sanar la verdadera causa, por la cual ya probaron de todo y siguen sin bajar de peso.

A cortar de raíz el problema y reprogramar esa equivocada idea de que una es “bonita” o “flaca” o “feliz” y hacerte entender desde el corazón que ¡Mereces y puedes ser las tres! ¡Sólo que si nadie te ha enseñado, está muy difícil hacerlo sola!

Y justo es eso, nadie nos ha enseñado a amarnos, a cuidarnos y a nutrirnos es por ello que nos resulta tan difícil y cansado hacerlo con las pocas y malas herramientas con las que contamos.

Mi mayor satisfacción es ver esos ojitos, cuando te das cuenta de que “No eres tú, nunca has sido tú, ni la fuerza de voluntad” ¡Nadie te había enseñado a hacerlo! Y corroboras, así como todas las mujeres con las que he trabajado, que en efecto había otra manera, una más fácil, simple y amorosa que da muchos mejores resultados.

Ese es mi trabajo, darte la pieza del rompecabezas que te hacía falta y FACILITARTE LA VIDA, porque a este mundo vinimos a ser FELICES.

Mi Historia y Estudios

Vengo de una familia de emprendedores, visionarios, cursis soñadores.

De mi Papá, aprendí que “Es más bonito dar que recibir” y que “Si no compartes de tu pastel (dones y talentos), te empachas”.

De mi Mamá, que “La fortaleza y la determinación te llevan a donde tú quieras” y que “No hay puerta que una sonrisa honesta no abra”.

Mi primera carrera la hice en Administración de Empresas. Traía en la sangre lo emprendedora, pero yo quería más que empresas y negocios o sólo hacer dinero. Quería aportar algo de valor al mundo y hacerlo un lugar más Feliz. Desde que tengo uso de razón ésta ha sido la causa que me ha sacado una y otra vez de mi Zona de Confort.

Así que “desvié”, o enderecé (como lo quieras ver), mi camino y decidí seguir a mi corazón, mis instintos y mi pasión.

Comencé por el lado espiritual, haciendo mi Maestría en Ciencia Espiritual (2013) por el Peace Theological Seminary & College of Philosophy de la Universidad de Santa Mónica en California, USA.

También me certifiqué como instructora en Thetahealing (2015) por Vianna Stibal y el THInk Institute en Nueva York, para después adentrarme en el mundo Angelical, donde me certifiqué como Terapeuta (2015) & Canalizadara (2017) en Sanación Arcangelical de la mano de Tania Karam.

Estos últimos estudios me llevaron a comprender que si el “sobrepeso” o cualquier otra enfermedad no se sanan desde la causa raíz emocional, no hay dieta, medicina, ni remedio mágico que te vayan a curar definitivamente y el problema regresará una y otra vez.

A la par de mi curiosidad por el mundo espiritual, desde adolescente siempre me interesó muchísimo el tema Nutricional, al principio por el puro miedo a no engordar o “embarnecer” como le decían mis papás.

Pero después de un tiempo de pasar por la típica dieta mata hambre y horas interminables en el gimnasio, decidí que quería aprender a comer bien porque me negaba a un mundo de restricción y sacrifico, donde o era flaca muerta de hambre o era gordita “feliz” ¡Yo quería las dos! (Como estoy segura tú también).

Así que seguí estudiando e hice mi posgrado como HealthCoach (2012) en el Institute for Integrative Nutrition de Nueva York y después me fui a vivir dos años a esta hermosa ciudad para hacer mi segunda carrera, esta vez como Chef Funcional(2014) en el Natural Gourmet Institute de Nueva York.

Vivir en Nueva York me cambió la vida por completo, me abrió a un panorama de salud y bienestar que no conocía y que me llevó a hacer mi especialización en Nutrición Celular, a escuchar por primera vez palabras como Epigenética y sobre todo a corroborar una vez más que es tan importante asegurarnos que cada una de nuestras poderosas Celulitas puedan sacar la basura (desintoxicarse) para poderse nutrir y vivir en equilibrio, de las misma forma que pasa con nuestras emociones.

Algunos de mis certificados

El Examen Final de mi Vida: Hipotiroidismo

Y justo cuando me sentía en “los cuernos de la luna”, cuando por primera vez había conectado mi pasión con mi propósito en la vida, cuando sentía que todo “marcaba sobre ruedas”, la vida me mandó un examen sorpresa que no vi venir.

En 2014 comencé con unos síntomas que no correspondían a mi estilo de vida, mi períododejó de ser regular y se retrasó hasta por 4 meses, por primera vez subí de peso sin razón alguna y por más que intentaba no lograba bajar esos molestos kilitos, siempre me sentía agotada, sin importar el día estaba de pésimo humor, mi estreñimiento crónico empeoró como nunca, mi pelo dejo de crecer y parecía de estropajo, mis uñas se rompían, y simplemente parecía que mi cuerpo no era mi cuerpo, me veía en el espejo y no me reconocía.

Así que después de un par de estudios, escuché por primera vez la palabra Hipotiroidismo, acababa de cumplir 30 años en Mayo del 2014 y me acababan de diagnosticar con un mugroso Hipotiroidismo que me traía de cabeza.

Mi primer instinto fue negarlo, ¿Cómo? ¿A mí? ¿Con todos mis estudios? ¡Eso no me podía pasar! Pero, después de un montón de inhalaciones y exhalaciones (la verdad conté como hasta 1 millón porque hacerlo hasta 10 no me tranquilizó) decidí hacer lo que mejor sabía, ponerme a estudiar y encontrar la “causa raíz” que me había llevado a que mi cuerpo me prendiera el botón de alerta, a través del Hipotiroidismo.

Me metí de lleno a investigar las raíces de esta “enfermedad”, pasé por toxicidad en el cuerpo, falta de nutrientes esenciales, exceso de estrés y su amigo el cortisol, analicé todas las causas físicas que pudiera encontrar y las empaté con lo que ya sabía de la parte emocional.

TEST DIAGNÓSTICO

¿Qué tanto te has olvidado de ti?

Has este Test para saber en cuál de los
4 Niveles de Amor Propio & Auto Cuidado te encuentras

Me di cuenta que llevaba una vida creyendo que “calladita me veía más bonita”. Apagando mi voz, guardando mis opiniones, dudando de mí, de mis talentos, creyendo que me hacía falta un diploma más para lanzarme y hacer algo con tantos estudios, que no era “suficientemente buena” hasta que mi garganta dijo “¡Ya no más! Es momento que comiences a creer en ti y confiar en tu valor”. “Ánda es tiempo de hablar Minela”.

Y fue de este examen final que nació mi programa de Coaching BFF: Bonita, Flaca & Feliz, de todo lo que recopilé, puse en práctica y que me permitió un año después estar entre el escaso 2% de personas que logramos revertir el Hipotiroidismo.

Así es como acabé haciendo lo que hago ahora, ayudándole a cientos de mujeres a reconectar con su voz, su poder personal, a aprender a amarse y cuidarse; a través de los hábitos, la alimentación, el estilo de vida y saber que tienen las herramientas necesarias para lograr su peso ideal y mantenerlo mucho más fácil de lo que creían.

Todas las mujeres con las que he trabajado acaban por darse cuenta que nunca se trató de los kilos ni de las tallas, sino del hermoso viaje hacia tu corazón, el viaje que nos permite a cada una de nosotras convertirnos en nuestras Mejores Amigas o BFF (Best Friends Forever) por sus siglas en inglés, una mujer Bonita, Flaca (en tus términos, de acuerdo a tu cuerpo), pero sobre todo muy FELIZ.

Así me veía yo con Hipotiroidismo
(2014)

Así me veo AHORA
(2019)